¡Ayuda al desarrollo del sitio, compartiendo el artículo con amigos!

El final del otoño, es decir, de mediados a finales de octubre, es el momento adecuado para aplicar fertilizantes minerales como fertilizantes de cal, magnesio, potasio o fosfato si es necesario. Sin embargo, por regla general, esto solo es necesario si una prueba de suelo muestra que el contenido de potasio o magnesio o los valores de pH son demasiado bajos. En este caso, se recomiendan fertilizantes de acción lenta como la potasa magnésica (potasa patente) y las algas carbonatadas o la cal dolomita para una mejora duradera.

Se pueden dar fertilizantes minerales al jardín hasta finales de octubre.

Qué fertilizantes minerales están disponibles y cómo funcionan

Los fertilizantes minerales a veces están bajo la sospecha general de ser "fertilizantes artificiales" o incluso "mala química". Esto no es correcto, porque la mayoría de los nutrientes como el potasio o el magnesio se encuentran en la naturaleza principalmente o solo en forma mineral, es decir, como componente de las rocas. Es así como se obtienen en la minería la mayor parte de las materias primas para los fertilizantes minerales. Si solo se trituran (p. ej., se muelen), los fertilizantes de cal y potasio, en particular, solo desarrollan su efecto muy lentamente, pero de manera más sostenible. Por este motivo, estos fertilizantes minerales deben aplicarse ya en otoño para que puedan desarrollar todo su efecto en la próxima temporada.

fósforo

La forma fertilizante del fósforo es el fosfato (P2O5). Este nutriente es muy importante para la formación de flores y frutos, así como para el crecimiento de las raíces y el metabolismo energético. Una deficiencia no solo afecta el desarrollo de la fruta (¡y por lo tanto la cosecha!): las plantas a menudo permanecen pequeñas, parecen extrañamente rígidas y las hojas se vuelven de un color oscuro a verde sucio, a veces incluso rojizo. Un exceso de fósforo, por otro lado, dificulta la absorción de otros nutrientes como el nitrógeno, el hierro y el zinc y puede contaminar gravemente los cuerpos de agua si se eliminan por lavado.

potasio

El potasio (K) se fertiliza como sal de potasa. Desempeña un papel muy importante en el equilibrio hídrico y el transporte de masa, fortalece el tejido vegetal y aumenta la resistencia al frío y a los patógenos. Con la deficiencia de potasio, las puntas y los bordes de las hojas se aclaran y luego se vuelven marrones, comenzando por las hojas más viejas. Además, las hojas a menudo se enroscan y las plantas parecen fláccidas y marchitas. Un exceso de potasio en el suelo, por otro lado, dificulta la absorción de magnesio y calcio.

magnesio

El magnesio (Mg) es un componente importante de las verduras de hoja verde, promueve la acumulación de proteínas y otros procesos metabólicos. En caso de deficiencia, las hojas más viejas primero se vuelven amarillas, luego parduscas; las venas de las hojas, por otro lado, permanecen verdes. Un exceso de magnesio en el suelo es muy raro. Sin embargo, cuando ocurre, puede interferir con la absorción de calcio.

calcio

El calcio (Ca), el componente principal de la cal, es importante para el balance hídrico y varios procesos metabólicos en la planta. Una deficiencia directa de calcio (donde las hojas jóvenes se vuelven amarillas y las puntas de los brotes se rompen) es bastante rara. Sin embargo, muchos jardineros están familiarizados con la pudrición apical de los tomates y pimientos, en la que la fruta inicialmente tiene una mancha acuosa que luego se vuelve de color marrón oscuro a gris en la parte superior. Lo mismo puede pasar con los calabacines y las calabazas. El principal desencadenante de esto es un suministro deficiente de calcio, generalmente no debido a una deficiencia en el suelo, sino porque un suministro de agua desigual o una fertilización excesiva con otros nutrientes (especialmente nitrógeno) impide el transporte de calcio a la fruta. Además, el calcio, especialmente en forma de cal, es importante para el pH y la estructura del suelo.

consejos

Aunque las plantas solo necesitan pequeñas cantidades de nutrientes traza como boro, hierro, cobre, manganeso, molibdeno y zinc, son tan esenciales como los nutrientes principales.

¡Ayuda al desarrollo del sitio, compartiendo el artículo con amigos!

Categoría: