¡Ayuda al desarrollo del sitio, compartiendo el artículo con amigos!

El ciprés calvo (Taxodium distichum) proviene originalmente de los pantanosos Everglades en el sur de los EE. UU. y es botánicamente una de las secuoyas. El árbol, que crece hasta 35 metros de altura y es extremadamente longevo, ya estaba muy extendido en el Jura hace unos 200 millones de años. El robusto ciprés calvo es ideal para el entrenamiento de bonsai.

El ciprés calvo es perfecto como bonsái

ubicación y sustrato

Si es posible, mantenga su ciprés calvo al aire libre durante todo el año, ya que el árbol necesita mucho sol y aire. Además, este bonsái es bastante resistente, pero se le debe proporcionar una protección ligera para el invierno (por ejemplo, hojas, ramitas) y colocarlo en un lugar protegido. Un suelo húmedo y arcilloso que almacena bien el agua es adecuado como sustrato. Como residente de los Everglades, el encharcamiento no molesta al ciprés calvo, todo lo contrario: lo mejor es un lugar directamente sobre el agua o incluso en el agua, por ejemplo, en el estanque del jardín.

riego y fertilización

Los cipreses calvos siempre deben mantenerse húmedos y no deben secarse. El sustrato debe cubrirse con musgo o mantillo para evitar que se seque. Por lo tanto, el bonsái siempre debe regarse abundantemente y colocarse en un recipiente poco profundo con agua en verano. Al regar, utilice agua de lluvia con la menor cantidad de cal posible y rocíe toda la planta. De lo contrario, el árbol se alimenta con un fertilizante de bonsái líquido de base orgánica durante la temporada de crecimiento.

Corte y cableado/moldeado

Para obtener la forma típica de bonsái, las ramas, las ramitas y los brotes deben cortarse cada seis u ocho semanas entre mayo y septiembre. La forma de crecimiento deseada se consigue alambrando con alambre de aluminio, aunque hay que tener bastante cuidado con el ciprés calvo. Las ramas son bastante frágiles y, por lo tanto, no se pueden trabajar demasiado. Retire el alambre a más tardar a mediados de mayo, de lo contrario aparecerán marcas antiestéticas en las ramas y las ramitas a medida que el árbol crezca.

replantar

El ciprés calvo crece muy lentamente y, por lo tanto, solo necesita ser trasplantado cada tres años. Las raíces deben podarse para mantener el equilibrio entre el crecimiento de la corona y la raíz. La jardinera ideal tiene aproximadamente dos tercios del tamaño del árbol en términos de su circunferencia. El momento adecuado para trasplantar es la primavera, aunque todavía se puede mover el árbol en septiembre.

consejos

Los cipreses calvos no solo son aptos para el bonsái por su aspecto, sino también por su robustez. Las enfermedades fúngicas y las plagas son muy raras.

¡Ayuda al desarrollo del sitio, compartiendo el artículo con amigos!

Categoría: